07/12/2018

Consejos para proteger a los más pequeños del frío

El invierno ya está aquí, aunque no lo parezca por las temperaturas que tenemos en ciertos puntos de España…

Los más pequeños de la casa son los que más sienten los cambios de temperatura, tanto para el frío como para el calor, y es por esto que debemos de estar más atentos con ellos que con ningún otro miembro de la familia.

Por estas cosas, la temperatura ideal en nuestras casas deben de ser de, entre 23 y 24 grados, tanto si son recién nacidos como si tienen más edad. De la misma manera debemos de vestirlos con varias capas, aunque sin pasarse, para evitarles pasar frío.

¿Cómo saber si pasa frío?

Los pequeños casi siempre tienen los pies fríos, por eso es bueno taparles siempre los pies, con calcetines y calzado, aunque no por ello signifique que estén pasando frío.

La mejor manera de tomarles la temperatura es poniendo nuestras manos en la zona de la frente, nuca y el cuello. También hay bebés que se ponen colorados con el calor, por lo que debemos estar especialmente atentos al color de sus mejillas, y quitarles alguna prenda en caso de que estén rojos.

Las calefacciones –como los aires acondicionados– tienden a resecar la piel y las mucosas. Por eso, si la casa y especialmente su habitación está muy seca, no está de más colocar recipientes de agua sobre las calefacciones o, mejor aún, contar con un humidificador. Además, si la piel del pequeño se cuartea o está enrojecida por la sequedad, también se puede usar una crema hidratante neutra para bebés.

La hora del baño

Cuando vayamos a los peques de la casa, el tiempo ideal de duración debe de ser menos de 10 minutos, con el agua tibia y unos 24 grados de temperatura ambiente y, si el baño está frío, podremos encender el calefactor unos 10 minutos antes para calentarlo y que no pasemos frío.

Otro consejos es de poner una toalla o el pijama del bebé encima de una fuente de calor, para que al ponerlo siga estando calentito, de esta manera no acusará el cambio drástico de temperatura.

A la hora de dormir, el cuarto donde duerma el pequeño debe de estar a unos 20 o 22 grados, y que siempre duerma con un pijama que esté algo caliente, ni mucho ni poco, ya que, si los tapamos con mantas, los bebés suelen destaparse durante la noche.

Fuera de casa

Cuando los sacamos de casa, a los bebés debemos de ponerle alguna capa extra, para que el frío no les afecte especialmente. También debemos de tener cuidado con no sacarlos a la calle a primera o última hora del día, ya que es el momento donde más frío hace.

Si tiene menos de dos años son más sensibles a sufrir hipotermias y congelaciones, por lo que los paseos deben de ser cortos de duración.

Estos son alguno de los consejos que os damos para que los reyes de vuestra casa pasen un invierno calentito y preparados para recibir los regalos.

/ / / / /

¿Quieres seguir leyendo?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies